martes, 21 de septiembre de 2021

La Escritura (Insomnio)

20/septiembre/2021
00:19am



Y aquí empieza otra vez,
Una noche más sin poder dormir.
¿Por qué? No tengo ni idea
No hay sentimientos que me atormenten o me callen,
Solo es un simple insomnio.

Un insomnio que no deja de gritarme letras al azar
Un insomnio que no para de susurrarme
Un insomnio que continúa tarareando una canción
Un insomnio que es insistente en escribir.

Y así, las ideas revolotean por mi cabeza.
Parece que vienen armadas con metralletas
Llegan una tras otra sin parar.
Y me cuesta demasiado agarrarlas al son q van.

“Escribe” es lo que susurra.
Escribe y no pares,
Escribe y deja plasmado todo lo que pasa
Escribe porque te has olvidado de tu voz

Usa el papel, la servilleta, el brazo
Usa lo que desees, pero no te calles más
Usa todo lo aprendido y pierde el miedo
Usa lo que aún no sabes y disfruta.

Y la verdad es que solo quiero llorar, pero no es por tristeza.
Es una nostalgia que me embarga,
Un deseo que había relegado
Es el extrañar tenerlo a mi lado.

No estoy segura hace cuánto lo dejé
No recuerdo ni siquiera el por qué
Pero sé que me ha extrañado,
Sé que lo he necesitado.

Dulce insomnio, gracias por ser benévolo esta noche
Gracias por traerlo de vuelta y obligarme a verlo
Gracias por no parar de martillarme la cabeza, de cosquillearme los dedos.
Dulce insomnio no permitas que otra vez nos alejemos.

La Escritura, que por alguna razón en mi cabeza es él
La Escritura, que ha sido por años mi amante fiel
La Escritura, a quien he añorado por el tiempo
La Escritura, a quien no quiero soltar.

No te vuelvas a ir, no me dejes nunca más
Llega cada día, sin importar el momento
Llega y haz mellas cualquier cosa que siento
Vuelve y déjame tocarte.

Te he necesitado y hasta hoy no me di cuenta
Has estado ahí, en el fondo, y yo solo ignorándote.
Sé insistente escritura mía, sé jodida
Métete en todos mis rincones y no me dejes tranquila.

¡Cómo te he extrañado!
Gracias por volver a mi lado
Acuéstate aquí, cerca de mí
Y continúa susurrando en mi dormir.

Gracias insomnio por presentarnos una vez más
Gracias por volvernos a encontrar
Gracias por no parar de moverme a no dormir
Gracias por ser insistente hasta escuchar.

Ahora es tiempo de decir buenas noches
Ahora es tiempo de descansar
Sin embargo, espero con ansias
Que al despertar sigas tú aquí.

(Gracias por este Don de escribir)

miércoles, 8 de septiembre de 2021

Entender los tiempos (Ec. 3:1-15)

 08/septiembre/2021




Cual reloj pretendo comprender el pasar de las horas.
Al son de un “tic-tac” he marcado mi ritmo al caminar.
Sus manecillas han delineado mi apuro y mi descanso.
En el baile eterno de la luna y el sol he restado mis días.
Esas hojas del calendario, han definido mi pasado, presente y futuro.
Y he aprendido a vivir con la mirada puesta en todo lugar menos en Ti.

 

“Entender los tiempos” se volvió mi clamor incesante.
Porque limitante, para Ti, no existe ni uno solo.
El antes, el después y el hoy son, a tu mirar, nada más que Tu voluntad.
No hay tristeza, no hay angustia en Tu línea “temporal”.
Solo un orden perfecto para cada evento de la humanidad.

 

“Entender los tiempos” para moverme a Tu ritmo es lo que pido.
Para saber a dónde ir, cuándo y cómo.
Para darte a conocer como Isaías 61.
Sabiendo muy bien cuál es Tu voluntad para hacer o no.

 

“Entender los tiempos” y así alinearme a Tu visión.
Enamorarme de Tu pasión completa.
Y actuar de acuerdo a Tu corazón.

 

Entender lo hermoso de Tus tiempos.
Y disfrutar así, de la Eternidad que has puesto en mí.


sábado, 12 de diciembre de 2020

Carol Vicenta

 11/diciembre/2020

00:42am



Una semana ya,
y no he dejado de leerte,
pienso en lo absurdo que es hablarte,
en lo ilógico que es extrañarte.

Una semana ya,
Y no paro de llorarte,
De que mi voz se quiebre al pensarte,
Que deba respirar profundo al contarte.

Una semana ya,
Y me sigue pareciendo un sueño malo,
Un sueño perverso que no tiene ni pies ni cabeza,
Un sueño que esta realidad envenena.

Una semana ya,
Y me sigo arrepintiendo de no haberte dado un último beso,
De no haberte abrazado con mis últimas fuerzas,
De no haber aprovechado el tiempo que no era eterno.

Una semana ya,
Y he dejado de echar la culpa a terceros,
De encontrar la falla a este cuento,
De gritar a los vientos lo injusto en todo esto.

Una semana ya,
Y empiezo a ver Su fidelidad en la tragedia,
Su amor y benevolencia,
Su ritmo al llevar todas estas cosas inciertas.

Una semana ya,
Y puedo empezar a escuchar Su voz en medio del barullo de mis pensamientos
Su respiración que me devuelve el aliento,
Su suspiro que se convierte en alimento.

Una semana ya,
Y aunque no logro entenderlo,
Puedo descansar en que es Su perfecto tiempo,
Y que un día, muy pronto o no,
Nos veremos con los brazos abiertos.
¡Te amo mujer!

viernes, 27 de marzo de 2020

Dos Columnas







Febrero, 2020
21:27

Aun en medio de estas dos columnas de agua;
Cuando el miedo me paraliza,
Cuando la garganta se me traba por el temor recurrente,
Cuando la grandeza que aparece en mi delante me aterra.

Aun en medio de estas dos columnas de agua;
Donde siento que mis pies resbalan,
Donde todo lo que puedo pensar es: ¡cuántas veces he fallado!,
Donde las miles de voces en mi cabeza me auguran un paso en falso.

Aun en medio de estas dos columnas de agua;
Y conociendo el final leído,
Y viendo lo que has hecho en mí,
Y siendo consciente de lo que eres capaz de hacer.

Aun en medio de estas dos columnas de agua;
Avanzo porque sé que al cruzar esto seré libre de mis seguidores,
Avanzo porque así lo has dicho y se hará,
Avanzo porque es la opción que me queda, la que me das.

Y aquí en medio de estas dos columnas de agua;
Camino hacia delante intentando no vacilar,
Camino con la confianza que de aquí me sacarás,
Camino con la certeza que seguirte es mi salvación,
Camino sabiendo que me rescatas y a los que caminan conmigo igual.

Así que, en medio de estas dos columnas de agua; yo confío en Ti.

lunes, 15 de abril de 2019

Reflejo


08/abril/2019 12:03
Mi corazón agitado, una vez más.
Mi cabeza embotada, como si miles de pensamientos hayan sido disparados de diferentes frentes, indefensa.
Mi cuerpo se ha cansado, y desea solo descansar.
Mi garganta tiene un grito de angustia trabado, olvidé como respirar.
Mi piel del cuerpo, alma y espíritu están marcados con arañazos por todo rincón.
Por qué cuesta tanto sanar?

Encerrada en este cuarto vacío y oscuro, con un solo espejo y nada más.
Viendo mi reflejo en él, lleno de cicatrices, lleno de suciedad y todo mal.
Oyendo como su risa burlona detalla cada uno de mis defectos y todo se agudiza.
Sintiendo el dolor de cada recuerdo plasmado a través del tiempo, se amplifica.
Con náuseas, el olor es insoportable, me trae recuerdos, a qué? a nada, a todo.
Con el sabor amargo de la derrota, de la renuncia, del dolor, me turba.


Huir, huir, esa es la solución, eso es lo que necesito. pero corro intentando encontrar la salida, y no hay, no existe. ella está ahí, del otro lado, riendo, pq he caído en su trampa, ahora soy un simple reflejo, sin voz, sin vida, sin ánimo, y con todo en oleadas, parará?


Encerrada en un espejo, un espejo que con mentiras logró engatuzarme, un reflejo que ha tomado la libertad de expresarse como si fuese yo. Para qué seguir intentando?, y si en realidad soy esto?, solo el reflejo de alguien, y nada más?


Su risa es estruendosa, altera mis sentidos, me desfigura con cada sílaba jadeante que pronuncia. Con mi cabeza entre los brazos, intentando apagar todo el ruido, es que no hay solución alguna?, “y para qué vivir?” susurra desde ese lado libertino, y la idea fue plantada, tiene razón, tiene sentido, esa es la respuesta. Su risa cambia a gemidos, a un tarareo, una imitación barata de alguna canción, algo que me estremece pero, a qué me recuerda? y quiero que pare, que calle. Es que acaso la tortura no se detendrá jamás?


De rodillas rendida ante tanta turbación, sin escapatoria, y sintiéndola cernirse sobre mí otra vez, con un gesto fingido de gentileza me acaricia el cabello, me estremezco sin poder reaccionar, baja su mano hasta mi boca, la roza, me llena de miedo, y de repente, ya no puedo respirar. la desesperación me embarga, intento soltarme, sacármela de encima, no puedo hacerlo, no sola. Cómo un simple reflejo puede ser tan astuto?.


Una eternidad, así es como se ha sentido, para qué luchar más? su melodía de tortura me guía y aunque he intentado, ya agoté todo, lo poco, que me quedaba. ya no hay más, ya no hay nada más. Y aunque la angustia crece desde mi interior, sé que no hay escapatoria, y decido rendirme bajo coacción, morir entre este marco y este vidrio, dejar que ella venza, que se lleve todo lo que alguna vez soñé, lo que alguna vez fui, si en algún momento fui algo además de esta nada.


Su risa vuelve a ir en crescendo afianzando mis pensamientos y  cuando estoy al final de todo, desde algún rincón muy dentro mío sale un siseo casi imperceptible “estás?” casi sin voz, o tal vez solo fue un pensamiento, y desisto completamente a luchar.
El silencio se palpa, la angustia va aumentando, pero no en mí, y en ese momento soy consciente de que hay un canto, muy bajo, como canción de cuna, me adormece, me relaja, me deja respirar. Acaso es este canto lo que la atormenta? cómo es posible que sonido tan bello pueda alterar a alguien?.


Se acerca lo oigo, pero, cómo?, ya no hay nada sobre mí, no hay más aquel reflejo dictándome que debo hacer, mis músculos se han destensado, pero no lo entiendo, no lo entiendo. ya no hay canto solo una respiración rítmica, tranquilizadora, un sonido que me recuerda a algo, a un corazón latiendo? “Estoy” suena y esa sola palabra me desarma, me reconstruye, todo a la vez!, es simple, es suave, es firme, es Su respuesta, me la dice a mí. Y no la entiendo.


Aún en el suelo, sin fuerza para poder levantar nada, siento las lágrimas bañar mi rostro, que liberador!, mi respiración toda agitada sale dando golpes a mi ser, me tiembla todo, y esto es lo que quiero, lo necesito. Besos pequeños, siguen la línea que el llanto dejó marcado. Pero cómo?, sigo en este espejo, no he podido moverme. y sin embargo lo siento.


De pie mi respiración se acompasa con la suya, mientras canta, y lo hace fuerte, y mueve el piso, el techo, y me inunda de algo que no he sentido antes, paz. Mi respiración se mueve acorde a la suya, mi corazón late a su ritmo, hasta mi llanto cambia su motivo. “Estás” lo repito, y suena raro en esta voz, mía?, hace tanto que no la oía, Él asiente, lo sé, aunque no logro verlo, pero sé que está.


“Estás” ya no es duda, y quiero correr, buscarlo, encontrarlo, porque imperiosamente lo necesito. Ah mi cárcel!, cómo voy a salir?, y una vez más vacilo en volver a aquello que sé hacer aquí en este lado del espejo. “Estoy” su voz me saca de la ensoñación, y como si me fuese guiando voy repitiendo una y otra vez “estás, estás, estás”, mientras Él hace lo mismo “estoy, estoy, aquí, estoy” y saberlo aunque no lo vea me llena de mariposas el estómago, me enamora.


Siento que sonríe y eso me hace saltar, como si fuese un juego, y yo sonrío, y no lo entiendo. Toco el borde de esto que me limita, siento el frío de este vidrio, y su voz me tranquiliza. De la nada, Él empieza a reír, como si esto fuese gracioso, lo será? y su risa es contagiosa, es fuerte tiene todo de Él impregnado en ese sonido, no aguanto más y me rindo a lo mismo.


De rodillas nuevamente, haciendo un intento vano en sostenerme, rio, rio, rio, y no paro y no puedo y no quiero, y duele, pero es lo mejor que he sentido, y relaja y sé que es lo que necesito, y rio, rio, rio, mientras Él hace lo mismo. Cuando logro volver a compostura. Lo escucho una vez más “Bástate en MI” y eso me detona en carcajadas, al mismo tiempo que el marco a mi alrededor se destruye, cae estrepitósamente sobre el suelo, pero no me daña, me hace feliz, me da vida, y rio.


En este cuarto abierto, lleno de luz, rendida en en el suelo, desde siempre, todo es ligero, y ahora qué?, siento su mano, me pone en pie, ya no hay espejo, dónde me veré?
y me voltea, y todo tiene sentido, mientras perfila con su dedo todos los ángulos de mi rostro veo en sus ojos que me está formando, y todo tiene sentido.
Su reflejo, y sin pensarlo dos veces, sé que eso quiero ser, quiero reflejarlo a Él, en todo tiempo, en todo lugar, a todo aquel que ha estado encerrado en la mentira de su propio reflejo.


Mi corazón acompasado al suyo..
Mi cabeza con melodías, con el único pensamiento de su rostro en el mío, defendida por Él.
Mi cuerpo fortalecido, bailando a su ritmo, en sus brazos, pegada a Él.
Mi garganta exclamando a viva voz la alegría que solo Él me produce, es mi respirar.
Mi piel del cuerpo, alma y espíritu están marcados con sus caricias por todo rincón, ya nada duele.
Gracias por sanar tanto!

martes, 28 de agosto de 2018

Tómalo Todo




27/agosto/2018
23:55

¿Para qué quiero yo el control?
¡Si mejor es tu idea!
¿Para qué quiero yo el control?
¡Si mucho mejor es tu manera!

Tómalo Tú, Tú maneja mi vida.
Porque sabemos de sobra que yo no puedo,
Y esta vez, yo no quiero.

Tómalo Tú, tenlo todo.
Porque ya no hay nada que pueda retener,
Ya no hay nada que quiera guardar siquiera.

Tómame Tú, tómame por completa.
Hazlo a tu voluntad, como quieras,
Porque soy siempre Tuya.

Además…

¿Para qué quiero yo el control?
¡Si sabemos que es mejor tu idea!
¿Para qué quiero yo el control?
¡Si me has enseñado que mucho mejor es tu manera!

domingo, 26 de agosto de 2018

Él es Dios




25/agosto/2018
23:55


Si tenemos historia, es solo porque Tú así lo has querido.
Porque tu plan perfecto ha sido darme una.
Porque eres bueno, eres grande, eres Dios.

Si tenemos historia, es solo porque Tu amor así lo afirmó.
Porque tu corazón enorme me ha buscado.
Porque eres gentil, eres caballeroso, eres Dios.

Si tenemos historia, es solo porque Tu inmensa gracia así sugirió.
Porque tu latir incesante es lo que ha repetido.
Porque eres dulce, eres dócil, eres Dios.

Si tenemos historia, es solo porque Tú me has dado lugar en tu pensar.
Porque tus labios lo han dicho una y otra vez.
Porque eres vida, eres paciencia, eres Dios. 

Si tenemos historia, es solo porque Tu voz lo ha cantado.
Porque tu palabra sin fin me dejas oír.
Porque eres maravilloso, eres genial, eres Dios.

Si tenemos historia, es solo porque Tu gozo ha resonado.
Porque tu risa imparable me quebrantó.
Porque eres salvaje, eres gracioso, eres Dios

Si tenemos historia, es solo porque Tu ingenio suspicaz así lo planeó.
Porque tu sonrisa de “este es un gran plan” me pensó.
Porque eres fiel, eres confiable, eres Dios.

Si tenemos historia, es solo porque Tú pasión así lo deseó.
Porque tu baile perfecto me ha despegado del piso.
Porque eres Tú, eres todo, eres Dios.

Si tenemos historia, simplemente es porque Él es Dios!